sábado, 14 de enero de 2012

Uno, bueno; dos, mejor; tres, no tan bueno; cuatro, peor.

Este refrán puede parecer críptico a quien no esté familiarizado con el mundo de los animales, ya que habla de la superstición que califica a los caballos según el número de patas blancas que tienen. Lo recoge Francisco Rodríguez Marín en sus 100 refranes andaluces.

Imagen: jors #3 de dhammza.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...