sábado, 4 de febrero de 2012

No hay don sin din

Con este refrán se dice que si alguien desea obtener el respeto o la consideración social debe estar proveído antes de bienes materiales, pues el respeto suele depender de cuántos de estos tengamos. Se suele usar contra los pretenciosos que aducen venir de buena familia, para recordarles que deben pagar para ser tratados como piden; en otro sentido, se usa con cierta carga de crítica social, indicando la importancia que se le da al dinero, apocopado en la forma "din". Para entender bien el uso que se le ha dado a este refrán hemos de recordar que la calidad se ha considerado en la cultura hispana como proveniente del linaje y heredada por la sangre, despreciándose a las personas que ascendían socialmente; esto llevaba al desprecio del dinero, que permitía ese ascenso y la valoración de los títulos.

Existen algunas formas algo diferentes:
  • Don sin din, cojones en latín.
  • Don sin din, gilipollas en latín.
  • Don sin din, patatas en latín.
Estas formas usan una segunda parte para favorecer la rima, pero también con intención de dejar claro lo importante del dinero.

Quien tiene din tiene don es otra forma de este refrán y también se usan estas otras en las que pone en mayor valor lo material:

  • Más vale el din que el don.
  • Más vale din de moneda que don sin renta.
  • Más vale din que don.
Una última variante dice Mal suena el don sin el din, con el mismo sentido.

Relacionado: Poderoso caballero es don dinero.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...