miércoles, 18 de febrero de 2009

Quien a hierro mata, a hierro muere

Quien a hierro mata, a hierro muere es una formulación de la bíblica ley del Talión, que ya hemos comentado: Ojo por ojo, diente por diente. Reclama que a quien haya obrado mal se le pague con la misma moneda; se puede usar como amenaza para el que está actuando de forma torticera, que no debe esperar que los demás se comporten con él mejor de lo que él mismo lo hizo, sino recibir en pago similar prenda. También se usa para justificar el castigo que haya recibido alguien.

Variantes:
  • Quien a hierro hiere, a hierro muere.
  • Quien a hierro mata, a hierro termina.
  • Si a hierro matas, a hierro mueres.
  • El que a hierro mata, a hierro muere.
  • El que a hierro mata, no muere a monterazos.
  • El que a hierro mata, no puede esperar morir a sombrerazos.
Ejemplo:
La cuestión es que Chávez ya se ha acostumbrado a inventar estos planes desestabilizadores; será por eso que dicen que “el que a hierro mata a hierro muere”. La cuestión es que él, desde 1999 asegura que los militares le han querido dar un golpe, luego lo dijo en 2000, en 2002 y de allí para adelante, todos los días, lo cual parece una obsesión o, también puede ser, una buena campaña propagandística göebeliana, como las que le enseñó Fidel Castro.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...