martes, 24 de febrero de 2009

No por mucho madrugar, amanece más temprano

Refrán muy conocido, llama a la paciencia, especialmente respecto de aquellas cosas que no dependen de nosotros.

Igual que el sol sale a su hora, independientemente de que tengamos mucha prisa, muchas veces las cosas suceden después de un proceso en el que no podemos intervenir, por lo que solo logramos aumentar nuestra ansiedad.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...