miércoles, 15 de agosto de 2012

¡Equilicuá!

Esta interjección se usa para indicar que por fin hemos encontrado la solución a un problema o asunto que nos daba que pensar, también para señalarle a alguien que lo que acaba de decir es correcto. Puede tener cierto matiz de sorpresa.

No viene recogida esta interjección por el diccionario de la RAE, aunque sí por otros, aunque solo como interjección. La verdad es que también se usa sustantivada esta palabra con el significado de el porqué, el quid de un asunto.

Etimológicamente viene del italiano "Eccolo qua!" que podríamos traducir como "Helo aquí" o "Aquí está". Esta expresión, a su vez, vendría del latín, a partir de ecce (he aquí) y del relativo qui, quae, quod.

Algunos proponen una etimología desde el latín aequalis, "igual", menos probable por evolución patrimonial y por significado. Tampoco parece problable que proceda del latín quidem y el añadido de cua.

Ejemplos de uso:
En 2009, cuando Tusquets acababa de publicar El club de los estrellados, la escritora y el escritor se encontraron por fin en la fiesta del 40º cumpleaños de su editorial. Aquel encuentro podría parecer un buen final para esta historia, pero, ¡equilicuá!, existe otro mejor.

Hace días zapeando en la radio del coche, una “analista” decía en algo así como que estaba sorprendida de la fuerza de los comunistas tunecinos ya que en las manifestaciones “ondeaban miles de banderas rojas”. Estupefacto deduje que quizá “la sobrina de Mubarak” fue detenida en Italia por ser comunista y de ahí las revueltas. ¡Equilicuá!

Escribe un diario (con doble fondo) de sus desventuras, que se multiplican como una matrioska mientras persigue, de charco en charco, el 'equilicuá' de su existencia, ser feliz.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...