sábado, 10 de diciembre de 2011

Nadie tira piedras a su propio tejado

Decimos que Nadie tira piedras a su tejado o a su propio tejado para señalar que es estúpido hacer cosas que nos perjudiquen a nosotros mismos, como indica la imagen de lanzar piedras para romper el tejado que nos cubre. Esta misma imagen se puede usar fuera de este dicho, por ejemplo como recomendación: no tires piedras sobre/contra tu tejado. Otra variante es Nadie se tira piedras sobre su propio tejado y también se usa a menudo la preposición contra.

Puede usarse para indicar que alguien que parece ser ecuánime está actuando con intenciones ocultas para beneficiarse.

Tan claro está su sentido que se dice Ningún tonto tira cantos a su tejado o Ningún tonto tira piedras a su tejado, para que no olvidemos que es difícil encontrar a alguien que sea tan estúpido como para perjudicarse a sí mismo.

Aunque este es el sentido habitual, se puede usar la frase Tirar uno piedras contra su tejado para indicar que alguien se está perjudicando con sus decisiones.
Esto es a groso modo [sic] lo que ha pasado, eso sí, las excluidas ya se llevarán otros contratos porque nadie se tira piedras sobre su propio tejado y se le ocurre concursar para perder sabiéndolo de antemano porque se pone un precio por encima del exigido.

A su juicio, para el PP resulta "indiferente" una decisión con la que Areces y el PSOE intentan "vestir una destitución que se hizo oficial meses atrás", porque, ha subrayado, "a nadie le entra en la cabeza que, si lo hubiera hecho bien, lo fueran a quitar, nadie tira piedras contra su tejado".

"Nadie tira piedras contra su propio tejado". Ese es el argumento que utilizan los habitantes de Pomar do Río, una de las zonas más castigadas por los incendios ocurridos desde el sábado hasta ayer en Boiro, para defenderse de quienes los apuntan como causantes. "Estamos arruinados", confiesan, y se preguntan cuánto tardará en crecer de nuevo esa esperanza que, también en su caso, es verde.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...