viernes, 12 de diciembre de 2008

Vísteme despacio que tengo prisa

La mejor manera de apresurarse es hacer las cosas con el cuidado que necesitan de forma que podamos avanzar sobre seguro. El refrán refleja la inconveniencia del apresuramiento cuando tenemos prisa puesto que sin duda nos llevará a errores indeseables, que nos retrasarán más aún. ¿A quién no le ha pasado que, cuando más prisa tenía, algo ha contribuido a retrasarle más?

Cuando queremos que las cosas salgan bien hay que hacerlas con la paciencia y el cuidado que merecen, por eso si tenemos prisa hemos de prestar atención (ir despacio) para que las cosas salgan bien y que no por el apresuramiento tengamos que volver a comenzar o cometamos fallos de importancia que invaliden la faena hecha.

Variante: Vísteme lento que tengo prisa.


2 comentarios:

Luis dijo...

Había leído parte del refrán en Archipiélago Gulag, pero no conocía el resto ni su significado. ¡Muchas gracias por la explicación!

VILLA TERESA dijo...

Refranes que van con la realidad, lastima que con la experiencia vivida es que aprendemos analizar. Cuando llegamos a los 50 es cuando confirmamos que los refranes van con lo vivido a diario, "dichoso el que ha vivido la vida color de rosa"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...