martes, 4 de septiembre de 2012

A confite de monja, pan de azúcar

A confite de monja, pan de azúcar es un refrán que nos llama a responder de la misma manera en la que hemos sido tratados. Así, si nos hubieran dado un confite de monja (una golosina) debemos responder con un pan de azúcar (otra) por aquello de que es de bien nacidos el ser agradecidos. Otro sentido, el habitual, con el que podemos entenderlo es que las ganas de un dulce se pasan con otro y se usaría en casos amorosos, así quien no ha podido tener relaciones con una persona, desistiría e intentaría tenerlas con otra.

Ejemplo para el sentido de equivalencia en el trato:
-Muchas gracias por el favor.
-Gracias a ti. No podía hacer menos después de como te has portado, a confite de monja, pan de azúcar.

Ejemplo para el sentido de resarcimiento:
-Juan está saliendo con María.
-¿Pero no le gustaba Helena?
-Sí, pero ella no le hacía caso así que A confite de monja, pan de azúcar.


Me preguntaba por este refrán por correo electrónico Marisol y espero haberle respondido. Un saludo y gracias por preguntar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...