miércoles, 26 de septiembre de 2012

No entra en misa la campana y a todos llama

Campana, de Rafa Markos.
No entra en misa la campana y a todos llama se dice contra los que manifiestan disposición para algo, logrando que otros lo emprendan, pero permaneciendo luego al margen o alentando a otros para que hagan algo que ellos no se atreven o en lo que no participarán.

Hay muchas personas que son muy capaces de embaucar a otros para que hagan algo, diciendo o sugiriendo que ellos también participarán; pero, a la hora de la verdad, ellos escurren el bulto y dejan a los demás en la estacada.

Ejemplo:
-Alba dijo que denunciaría a la empresa para que todos nos animáramos, pero al final no ha participado y ahora actúa como si no hubiera roto un plato; así, si ganamos, se beneficia y, si perdemos, no ha quedado mal.
-No entra en misa la campana y a todos llama.

Se puede usar también para acusar a alguien de ser el instigador de alguna acción, aunque pareciera que no había participado.

Ejemplo:
-Yo no sé cómo se les ha ocurrido a esos una acción tan fea.
-Seguro que ha sido idea Jaime.
-No, Jaime no estaba con ellos.
-No entra en misa la campana y a todos llama.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...