jueves, 25 de octubre de 2012

Quien a uno castiga, a ciento hostiga

Se usa este refrán cuando queremos significar que un castigo puede servir a muchos como escarmiento o advertencia, cumpliendo más esta función que la meramente punitiva.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...