jueves, 10 de diciembre de 2009

Hacer el don Tancredo


Frase hecha con la que se acusa a alguien de no enfrentarse a los problemas, o de inmovilismo ante los cambios. El matiz es siempre negativo, es decir, de incapacidad de reacción, como crítica ante, por ejemplo, una postura política incapaz de resolver situaciones nuevas.

Esta frase procede de cierto espectáculo taurino en el que el actor, don Tancredo López Martín ,se plantaba totalmente inmóvil ante la puerta de toriles a esperar la embestida de un toro. Para los interesados en esta historia, lean esta noticia del periódico Levante. El caso es que el toro solía hacer caso omiso de don Tancredo, con lo que salía bien parado por lo general a fuerza de no mover ni un músculo (es sabido que lo que atrae a los toros no es el color rojo como algunos piensan, sino el movimiento, aunque además don Tancredo iba de blanco seguramente porque ignoraba el funcionamiento de la visión de estos animales.

De alguna ocasión en la que, encomendado a la Virgen, no salió don Tancredo tan bien parado, podría venir la expresión Fíate de la Virgen y no corras.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...