martes, 20 de agosto de 2013

No hay tal caldo como la salsa de san Bernardo

Es esta una variación del refrán que ya vimos, con muchas formas, La mejor salsa es el hambre, y remite a Bernardo de Claraval, padre espiritual de la orden del Císter, como persona que atacó a los clérigos que acumulaban riquezas y que aconsejaba sencillez y trabajo, por lo que se popularizó este dicho.

La salsa de san Bernardo, pues, es el comer con ganas, el comer con hambre, como nos dicen las formas:

  • La salsa de San Bernardo, buena gana de comer.
  • La salsa de San Bernardo, comer con mucho retardo.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...