martes, 11 de junio de 2013

Los hombres no lloran

Los hombres no lloran es una frase de profundo machismo que oí a menudo en mi infancia. Como chico se me enseñó que los hombres debemos ocultar nuestros sentimientos y que es propio de las mujeres el mostrarlos.

Boabdil el Chico, último rey de Granada.
Decía Séneca que no hay mayor causa para llorar que el no poder llorar y me permitiréis que saque la cita de contexto para decir que es pedirle lo imposible a un niño al pedirle que no muestre sus sentimientos, al educarle para que sea insensible, a que no sea empático... o al menos a que lo parezca.

Todos recordaremos las historia que nos han contado de Boabdil el Chico (en el cuadro de la derecha), el último rey de Granada, quien rindió la ciudad al ejército de los Reyes Católicos. Cuenta la leyenda que, al alejarse de la ciudad para siempre no pudo evitar girar la cabeza y llorar por ella; y su madre le habría dicho "Llora como una mujer lo que no has sabido defender como un hombre".

Y es que esta frase legendaria resume toda esta filosofía: las mujeres lloran porque no pueden alterar el curso de las cosas y los hombres luchan para conseguir aquello que se merecen. Si eres un hombre no te paras en mostrar tus sentimientos, eso es algo propio de las mujeres, así que si no eres una mujer...

Lo peor de esto es que la frase se sigue oyendo y estos estereotipos no están completamente superados; sin embargo, personalmente intento enseñar a mis hijos que es importante que se relacionen empáticamente con los demás, que los entiendan y sepan hacerse entender.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...